He vuelto!!

Es curioso cómo pasa el tiempo sin darnos cuenta…y aún dándonos cuenta a decir verdad.

Hace más de un año que escribí mi último blog y me retiré buscando respuestas a algunas inquietudes sobre ventas, redes sociales, marketing y otra cantidad de cosas de las que no tenía claridad para la empresa. Quien iba a decir que mi viaje estaría más allá de lo mundano.

No es que haya sido un camino alejado de la realidad, por el contrario, es tan real y necesario para mi proyecto empresarial como personal. Te dejo aquí un resumen de mi camino y las enseñanzas del mismo.

Funnels

Una de las habilidades que aprendí fue la implementación de funnels, embudos de conversión, pero no lo aprendí de cualquier forma, lo aprendí con los mejores, y esto es porque así lo quise. Busqué a las personas que habían sido recomendadas por grandes coaches como Tony Robbins y comencé a seguirlos para ver sus cursos, retos y promociones…pensaba constantemente en la posibilidad de entrenar con ellos, hacer un coaching grupal o un grupo de sesiones que fueran más allá de solo unos videos en línea, pero expertos reconocidos dentro del 1% del marketing de Estados Unidos no están disponibles así nada más, o al menos eso pensaba.

No pasó mucho tiempo para que se diera la oportunidad con dos gigantes, y tomé las dos oportunidades: Bryan Dulaney y Nick Unsworth por un lado y Frank Kern por otro. Posiblemente estos nombres no te digan mucho, pero dijeron mucho para mi y mi búsqueda de generar valor a la sociedad.

Entré en un programa de coaching con ellos y fue más que acertado. Fue la respuesta a lo que estaba buscando, no quiero decir con esto que no lo hubiera pensado antes, claro que si, pero años atrás pensaba que podría hacerlo por mi cuenta dado que ‘había suficiente literatura ahí afuera’ pero no siempre me hablaban de mí o de mis necesidades puntuales. Así que te dejo la primera enseñanza:

«Cuesta más no pagar porque te enseñen»

el autor

seguramente ya lo sabías, pero no cometas el error de que los aprendizajes deben ser sobre cosas ‘realmente grandes’ o a un precio ‘suficientemente bajo’. Mientras tengas claridad sobre aquello en lo que quieres crecer, mi consejo es que crezcas.

Meditación, Tai Chi y Reiki

Las meditaciones, el Tai Chi y el Reiki no son nuevos para mi, las venía practicando desde hace algunos años de manera esporádica pero decidí dedicarle más atención ahora, especialmente en una época que demanda calma y ocuparse de tantas cosas al mismo tiempo que se puede volver abrumador, ya sabes: dos pequeñas niñas en casa, sacando una empresa adelante y los oficios del hogar que parecen multiplicarse en un parpadeo.

Decidí gozarme este periodo que algunos llaman de aislamiento y empecé porque no quería llamarle así, le llamaría ‘retiro espiritual colectivo’ y así lo promocioné en las diferentes charlas que di con Ecopetrol, Vitelsa y la IEEE. La verdad es que funcionó, de hecho lo hice porque sabía que lo haría y aquí dejo mi segunda enseñanza:

«Dale el título a las cosas como quieres que sean, no como creas que son en este momento.»

el autor

Y sé que muchas personas tienen un conflicto con esto porque estamos acostumbrados a señalar las situaciones por los hechos, no por la proyección de nuestras acciones y por aquello que somos capaces de hacer. Así que te invito a que hagas ese cambio.

Por cierto, estoy certificado como Master Reiki, algo que me enorgullece y que gracias a la situación actual debo admitir que he podido ayudar a más gente a distancia de lo que esperaba inicialmente. Para aquellas personas que no creen en la medicina vibracional solo puedo decirles que podrían estar disminuyendo miles de años de tradición China aplicada al bienestar en salud por no atreverse a explorarlo lo suficiente.

Un mensaje de cierre

Desconozco cuál sea tu situación actual, espero que no sea como la de muchas personas que están sintiéndose limitadas y aisladas. Pero si éste fuera tu caso, déjame ayudarte y busquemos un espacio juntos, estoy seguro que en una sola sesión te podré ayudar como a tantos cientos de personas que he ayudado ya. Si acaso lo que te preocupa es el valor de la sesión, no tienes de qué preocuparte, es una cortesía y mi forma de contribuir a la sociedad.

Si después de esta sesión vemos que podemos hacer un equipo de trabajo para trabajar en ti…bueno, esa es mi misión en este mundo. Y si nos damos cuenta de que no, es porque hay alguien con quien tienes mayor afinidad y será de ti emprender esa búsqueda. En todo caso, será un momento para crecer, aprender y explorar.

Deja un comentario