Áreas de crecimiento estratégico

Sentir que creces en diferentes áreas de vida es muy importante para el desarrollo personal y profesional, para trasnformar al mundo, tu comunidad o a tí mismo(a), pero …¿cuáles son las áreas estratégicas?.

Permíteme mostrarte esa áreas, dimensiones o categorías de vida en las que debes prestar atención y en las cuales podrás generar planes de acción.

#1 Desarrollo físico

Si tienes esta categoría cubierta, podrás disfrutar todas las demás. Nadie quisiera tener montones de dinero si su salud física se viera comprometida…lo curioso es que algunas personas al leer esto se preguntan «¿qué tan comprometida?» como si fuera necesario intercambiar salud por un éxito económico. Las personas que padecen hoy en día alguna enfermedad grave saben que no existe una suma de dinero suficiente que merezca intercambiar la salud del ser humano.

El desarrollo físico no hace referencia únicamente a no tener ninguna dolencia como muchos piensan, se trata realmente de cuidar tu cuerpo como si fuera el templo de tu existencia. Aún si padeces de alguna enfermedad, sabes que es posible cuidar de él y extender los límites de bienestar para que puedas disfrutar de este mundo al máximo.

#2 Desarrollo emocional

Abundancia, satisfacción, seguridad, felicidad, dicha, contribución, crecimiento y aventura son emociones, no una respuesta inconsciente a las experiencias de vida. Es cómo decides interpretar las experiencias que tienes frente a ti y vivir tu situación actual. Si puedes crecer emocionalmente, podrás alcanzar cualquier resultado en menos tiempo y con mayor impacto que si no lo tuvieras.

No existe mayor fracaso que alcanzar tus metas y no disfrutarlas porque esperabas algo más. Ésto pasa con más frecuencia de la que muchas personas imaginan. Conozco personas que logran vender su empresa en grandes sumas de dinero, logran tener ese diploma de la carrera que tanto aman, logran viajar a los lugares que tanto anhelaban con experiencias que pocas personas logran tener y sin embargo no logran disfrutar un ápice de esas experiencias. No es por la experiencia que están teniendo, es porque no han tenido el desarrollo emocional apropiado o no se han preocupado por tenerlo.

Una primera aproximación en esta área es el buscar sentirte agradecido(a) con cada situación de tu vida y seguir creciendo desde ahí.

#3 Desarrollo relacional

Si tienes una vida de ensueño y no tienes con quién compartirlo, no sé a cuanto se reduzca esa satisfacción. La vida se trata de dar, multiplicar y contribuir. Si te es posible hacerlo de diferentes maneras, sincera y consistentemente, ¿en qué ser humano te conviertes?.

En esta área es cuando buscamos dejar un legado, ser ejemplo para otras personas y crecer en comunidad. Nadie quiere jugar ajedrez o futbol en solitario permanentemente, quizá lo quieras hacer para desarrollar alguna habilidad, pero querrás hacerlo en grupo para poder llegar más lejos y con mayor impacto.

Desarrollate en esta área y nunca más tendrás que estar solo(a), mejor aún, podrás disfrutar de una tribu con un propósito superior.

#4 Tiempo

El tiempo es el recurso más democrático que existe, todos tenemos 24 horas al día. La diferencia entre unos seres humanos y otros radica en lo que hacemos con él. ¿Te la pasas en zonas de escape para olvidar los problemas que tienes en frente o estás en constante crecimiento para alcanzar nuevos retos de vida?

Muchos hacen la peor transacción que existe: cambiar su tiempo por un trabajo que detestan y por el cual pagan muy poco. Si ésta es la situación, el problema no es del empleador ni de la falta de oportunidades, es de tu configuración mental.

No digo que debas cambiar tu trabajo, quizás la solución está en que no estás logrando apreciarlo lo suficiente, lo más probable es que tengas muchas oportunidades ahí donde estás pero no las estás viendo.

#5 Trabajo, profesión o misión

Es importante desarrollarte en tu trabajo, profesión o misión. Si logras alinear estas tres, ¡felicitaciones! estás en el camino correcto así esa misión sea prestada. Pero si no logras entender la misión en la que estás en estos momentos y simplemente te levantas para trabajar ocho, diez o doce horas diarias esperando que llegue un monto de dinero al final del mes, deberías replantear las actividades en esta área de crecimiento.

Todos tenemos lo suficiente y necesario para aportar a otros seres humanos, solo que no lo valoramos lo suficiente. Puede que la creencia, que llamaré ‘limitante’, haya sido impuesta por otras personas, pero la adoptaste como propia y es ahí donde se instala el problema.

#6 Dinero

El dinero es el área en la que la gran mayoría buscan crecer, pero si no tienes las otras áreas en desarrollo, el dinero no te dará lo que estás buscando realmente. Piensalo por un momento, ¿qué quieres lograr realmente con ese dinero? con el dinero compramos seguridad, certidumbre, aventuras, crecimiento, contribución, etc.

Lo que realmente hace el dinero es potenciar lo que ya tienes, pero si no tienes nada, el dinero no logrará llenar aquello de lo que careces. El dinero no te traerá más salud, ni mejores emociones, ni más tiempo, ni mejores relaciones, por el contrario, tener más dinero traerá más retos en cada una de estas áreas.

No quiero decir que el dinero sea malo o que debas escoger entre dinero y salud, lo cual es otra gran mentira cuando decimos «prefiero la salud al dinero», no tienes que escoger, pero sí debes aprender a crecer en esta área.

Aumentar tus ingresos no se trata de tener la idea correcta, o el socio perfecto, o la infraestructura adecuada. Se trata de tener una mentalidad de abundancia y crecimiento. Por lo tanto, en esta área debes revisar lo que te está limitando para que puedas avanzar en tu camino para alcanzar cualquier nivel de riqueza que desees.

#7 Contribución y celebración

La Vida soporta todo aquello que da vida. Busca agregar valor a las personas y al medio ambiente, y el camino se comenzará a presentar frente a ti.

El contribuir empieza con un deseo sincero de mejorar la vida de otros seres humanos, del planeta o de tu entorno, y lo haces desde el corazón. Luego puedes usar tu mente para entender, organizar, procesar y validar, pero para celebrar debes volver al corazón. Al contribuir y celebrar, tu misión cobra sentido y tu propósito en este mundo se vuelve más claro.

Deja un comentario